10 síntomas de una correa de distribución defectuosa: todo lo que necesita saber

La mayoría de la gente sabe que el motor de un automóvil es su corazón. Pero no tanta gente sabe que la correa de distribución mantiene el latido del corazón sincronizado. Al igual que su propio corazón, si falla la correa de distribución, las consecuencias pueden ser desastrosas. En este artículo vamos a contarte los diez síntomas de una correa de distribución averiada para que estés atento y la reemplaces antes de que sea demasiado tarde.

¿Qué es una correa de distribución y qué hace?

Una correa de distribución es una correa que mantiene el árbol de levas y el cigüeñal girando juntos. En un motor de cuatro cilindros y cuatro tiempos, esto sucede cada dos revoluciones del cigüeñal. La correa de distribución también envía aceite desde un sumidero de aceite para lubricar los engranajes en el bloque del motor, especialmente el árbol de levas.

La correa de distribución, que es simplemente una correa dentada reforzada con goma, es accionada por el cigüeñal. Empuja una polea tensora y mantiene las válvulas del motor sincronizadas con el movimiento del pistón. Si esta correa falla, los pistones y las válvulas se desalinearán y el motor no funcionará.

¿Qué pasa cuando se te sale la correa de distribución?

Si su correa de distribución se sale, puede suceder de varias maneras. Si los dientes del árbol de levas o del cigüeñal resbalan, no podrá cambiar de marcha. Esto se produce cuando la velocidad de rotación del motor se vuelve demasiado lenta para cerrar las válvulas a tiempo con los pistones. En efecto, las válvulas chocarán repetidamente contra los pistones y nunca volverán a moverse.

Si la correa se rompe, no podrá arrancar su vehículo por una razón similar: no habrá un vacío efectivo en el colector de admisión y no llegará aire a los cilindros. Esto puede suceder si alguien enciende el automóvil cuando el cinturón se acaba de romper. Girarán la llave y no pasará nada porque no hay compresión del motor.

La otra posibilidad es que su cinturón se afloje debido al desgaste, estiramiento o daño por un objeto extraño. Si se afloja, es posible que note un ruido de traqueteo debajo del capó cuando el tren de válvulas intenta funcionar con una correa mal ajustada. Si esto sucede, apague el motor inmediatamente ya que corre el riesgo de sufrir daños internos graves.

Los 10 síntomas de una correa de distribución averiada:

Cuando falla la correa de distribución, su vehículo perderá compresión. Cuando esto sucede, puede notar cualquiera de estos diez síntomas:

1) Zumbido fuerte o ruido de gemido

La correa de distribución está conectada a los accesorios de su motor, como la bomba de agua y la bomba de aceite. A medida que comienza a desgastarse y deshilacharse, escuchará un ruido fuerte debajo del capó de su automóvil que se asemeja a un traqueteo. Esto significa que pronto, si no se trata, la correa de distribución se romperá.

2) Motor en vacío irregular o arranque difícil

Si su correa de distribución se está deslizando, notará que se necesitan muchos arranques antes de que su vehículo arranque. Incluso puede parecer que no hay compresión. Una vez que esto suceda, debe consultar con un experto para ver si es hora de una nueva correa de distribución.

3) Dificultad para arrancar tu auto

A medida que la correa de distribución comience a fallar, no podrá girar todas las piezas de su motor. Si esto sucede, no solo será muy difícil arrancar su vehículo, sino que incluso notará que otros componentes, como la batería y el motor de arranque, están trabajando más de lo debido.

LEER MAS   ¿Motor incautado o bloqueado? Así es como lo arreglas

4) Pérdida de potencia y bajo rendimiento de gasolina

Si no hay suficiente tensión en la correa de distribución, no girará lo suficientemente rápido para un rendimiento óptimo del motor o economía de combustible. Como resultado, puede notar una pérdida de potencia, especialmente durante la aceleración, así como un mal rendimiento de la gasolina. Esto, junto con muchos otros síntomas, indica que es hora de una nueva correa de distribución.

5) Ralentí irregular en un semáforo

Una forma de saber si su correa de distribución está a punto de fallar es el sonido de su motor cuando se detiene en una luz roja. Si su motor suena desigual o fuera de tono, puede indicar que la polea tensora de la correa de distribución ha fallado y necesita ser reemplazada.

Correa de distribución de puertas

6) Sobrecalentamiento del motor

Si no hay suficiente aceite circulando por las levas y válvulas del motor de su vehículo, se secarán y se calentarán muy rápidamente. Esto puede provocar una avería en otros componentes de su automóvil, como la bomba de refrigerante y el ventilador del radiador, lo que también hará que fallen, lo que provocará más daños. Además, el sobrecalentamiento puede causar otros problemas como pistones derretidos y juntas de culata quemadas.

7) Fugas de aceite

Con una correa de distribución defectuosa, la bomba de aceite no funcionará correctamente. Como resultado, puede notar que su automóvil pierde aceite desde la parte delantera del motor hacia la parte trasera del motor. Esto podría significar que hay un problema con la junta de la tapa de la válvula o con el sello del cigüeñal, los cuales tienen que ver con el sistema de la correa de distribución.

8) Ruido del motor

Como se mencionó anteriormente, si su correa de distribución falla, comenzará a desgastar varios componentes de su motor, incluidos los cojinetes y los árboles de levas. Además, si esto sucede, es posible que comience a escuchar chasquidos provenientes de debajo del capó.

9) Ruido de válvula

Cuando una correa de distribución se estropea, las válvulas de su motor comenzarán a hacer un chasquido o un tictac. También puede notar un ruido de traqueteo proveniente del extremo delantero del bloque del motor. Esto se debe a que las válvulas no están sincronizadas entre sí y, por lo tanto, se abren en momentos diferentes, lo que significa que se desgastan más rápido de lo que deberían.

10) Las marcas de sincronización no se alinean en las correas trapezoidales

Si abre el capó de su automóvil y mira su correa de distribución, debería poder ver dónde estaba el último juego. Además, debe haber algunos diagramas a su alrededor que muestren cómo conecta los diferentes componentes en su motor. Si estos comienzan a verse extraños, puede ser una señal de que su correa de distribución está funcionando mal.

¿Cómo reemplazar una correa de distribución?

Si confirma que su correa de distribución está fallando, entonces es hora de tomar medidas y reemplazarla lo antes posible. Si desea hacer esto por su cuenta, deberá seguir este proceso paso a paso:

  • Abre el capó de tu coche y busca tu cinturón
  • Retire todos los componentes que se encuentran encima (ventilador, tensor de correa, etc.)
  • Si tiene una correa trapezoidal, retírela quitando los dientes que están en cada extremo.
  • Saque el cinturón de debajo de todo y colóquelo con los dientes hacia arriba.
  • Inspeccione su color. Si ve puntos negros o surcos profundos,
  • Si se trata de una correa dentada, deberá obtener un reemplazo exacto
  • Si su correa de distribución está hecha de caucho, verifique la longitud en busca de grietas o rasgaduras.
  • Compre uno nuevo y colóquelo en su lugar (debe pasar por debajo de todo de la misma manera que lo hizo el anterior)
  • Vuelva a colocar todo en el orden inverso al que los quitó; asegúrese de no apretar nada hasta que todo vuelva a su posición original.
  • Arranque su motor y verifique que esté funcionando sin problemas. (Nunca intente hacer esto usted mismo si no está 100 % seguro de lo que está haciendo. Esto puede causar daños a su vehículo y potencialmente dañarlo a usted. Si no cree que puede hacerlo de manera segura, es recomendable obtener ayuda profesional). ayuda o lleve su automóvil a un taller de reparación).
LEER MAS   ¿Cómo saber si su automóvil tiene un compresor de CA defectuoso?

¿Por qué es importante reemplazar la correa de distribución a tiempo?

Las correas de distribución son una parte clave del motor de su vehículo, y descuidarlas puede causar daños graves a componentes importantes como pistones, válvulas y levas. Por ejemplo, si la correa de distribución de su automóvil se estropea, es muy probable que ya esté comenzando a desgastar otras partes de su motor, lo que puede provocar un sobrecalentamiento y fugas de aceite. Reemplazar una correa de distribución no es difícil, pero es esencial para la salud de su motor que lo haga cuando sea necesario.

¿Cuánto dura una correa de distribución?

Si tiene un motor sin interferencias, su vida útil dependerá de cuánto conduzca su automóvil. En general, puede esperar que dure alrededor de cinco años antes de que comience a desgastarse, pero eso dependerá de cuánto maneje y si alguna otra parte de su motor se reemplazó recientemente.

Por otro lado, los motores de interferencia tienen una vida útil de la correa de distribución de alrededor de 4 a 6 años o 50 000 a 100 000 millas. Si esta correa se rompe, corre el riesgo de que los pistones golpeen las válvulas y provoquen graves daños internos en el motor, que pueden ser muy costosos de reparar.

¿Cuánto cuesta cambiar una correa de distribución?

El costo de reemplazar una correa de distribución puede variar mucho según la marca y el modelo de su automóvil, pero generalmente oscila entre $ 100 y $ 400. Sin embargo, esto no incluye las reparaciones necesarias para solucionar problemas causados ​​por descuidar o ignorar la correa de distribución (cuando aparecen señales como estas).

Alternativas a la correa de distribución

Aunque las correas de distribución siguen siendo el método más común para hacer funcionar la sincronización de un motor, existen otras alternativas que tal vez desee considerar.

El sistema accionado por cadena; es como un cinturón normal pero con eslabones de metal en lugar de cordones de goma o plástico. Sin embargo, las cadenas generalmente deben reemplazarse cada 100,000 millas (casi al mismo tiempo que una correa de distribución de goma), lo que puede costar hasta $ 400 cada vez.

Algunos sistemas usan engranajes en lugar de ruedas dentadas, pero tienden a ser mucho menos comunes y más costosos que las correas y las cadenas.

¿Necesitas cambiar tu correa de distribución?

En general, sí, es importante reemplazar la correa de distribución a tiempo. Sin embargo, hay algunas situaciones en las que puede evitar cambiarlo de forma segura.

LEER MAS   ¿Es hora de un nuevo convertidor catalítico? 10 síntomas importantes

Si su motor es del tipo de interferencia, entonces la necesidad de reemplazar la correa se vuelve más urgente, pero en ese caso, descuidarla demasiado puede causar daños graves. Debe considerar cuánto conduce su automóvil, el modelo, la edad de su motor y si ha tenido que reemplazar otras piezas recientemente.

¿Puedo conducir con una mala correa de distribución?

No, nunca debe intentar conducir con una correa de distribución defectuosa porque si se rompe, puede ocurrir un daño grave al motor. Esto generalmente hace que la luz de aceite de su vehículo se encienda y su automóvil deje de funcionar, pero antes de que esto suceda, es posible que sienta una pérdida de potencia y que el motor se vuelva cada vez más ruidoso y difícil de arrancar.

¿Vale la pena arreglar una correa de distribución?

En general, arreglar una correa de distribución puede valer la pena porque es mucho más económico que reemplazar un motor.

Sin embargo, hay varios factores a considerar antes de gastar un centavo en reemplazar la correa de distribución:

¿Se ha sobrecalentado tu coche?

Si nota que el agua en su radiador ha comenzado a hervir, entonces es probable que haya algún daño, y esto podría ser justo en el momento en que su correa de distribución decida fallar.

¿El motor de tu coche es viejo o nuevo?

Las correas de distribución pueden durar mucho más si su motor es nuevo, eso se debe a que los materiales son de mejor calidad y, por lo tanto, pueden resistir el deterioro.

¿Tienes alguna otra señal de advertencia?

Si nota varios problemas simultáneamente, es probable que haya problemas con su correa de distribución. Estos pueden incluir fugas de aceite, fugas de agua, pérdida de energía extraña, zumbidos o chirridos y otros problemas de la correa de distribución.

Si su automóvil pierde refrigerante o aceite, es probable que la correa de distribución tenga problemas.

¿Es legal reemplazar una correa de distribución usted mismo?

Puede cambiar una correa de distribución siempre que tenga los conocimientos y la formación adecuados. Es posible que desee consultar el manual del propietario o pedir más información a alguien en la industria automotriz.

Si todavía cree que tener que reemplazar una correa de distribución es como una de sus peores pesadillas, asegúrese de tener este artículo a mano, para que sepa exactamente qué buscar cuando sea el momento de comprar una nueva. Además, para obtener más consejos sobre cómo aprovechar al máximo su vehículo, es posible que desee consultar estos consejos esenciales para mantener su automóvil en excelente forma.

Conclusión

Si ha notado 10 de los síntomas enumerados en este artículo, puede ser hora de obtener una nueva correa de distribución para su vehículo. Las correas de distribución son un componente importante de los vehículos más nuevos porque proporcionan energía y aseguran que todas las demás partes funcionen juntas correctamente. Sin embargo, si se descuidan o se ignoran, estos cinturones pueden causar daños importantes que requerirán reparaciones costosas, ¡así que no se olvide de ellos!

El costo y la dificultad de reemplazar uno dependen de la antigüedad de su automóvil y del tipo que tenga (los motores de interferencia necesitan una atención más inmediata). Aún así, de cualquier manera, recomendamos obtener ayuda profesional si es necesario.

Subir