¿Cuándo se debe reemplazar el sensor de oxígeno? Todo lo que necesitas saber

Si está buscando "¿cuándo se debe reemplazar el sensor de oxígeno?" Estos son los síntomas comunes que debe buscar:

  • Compruebe la luz del motor
  • Reducción en el millaje de gasolina
  • Ruidos extraños del motor
  • No pasar la prueba de emisión
  • la edad del vehiculo

El sensor de oxígeno puede parecer un componente menor, pero juega un papel muy importante en su vehículo. Cuando falla el sensor de oxígeno, deja muchos problemas, incluida la falla en las pruebas de emisión, en las que nunca querrá estar.

A medida que el sensor de oxígeno envejece, puede llegar a fallar y requerir reemplazo. Un sensor de oxígeno averiado nunca es una situación divertida, y es por eso que debe reemplazarlo de inmediato.

Cada conductor debe familiarizarse con los diferentes síntomas que indican que el sensor de oxígeno debe ser reemplazado. Este artículo le brinda todo lo que necesita saber para ayudarlo a responder la pregunta "¿cuándo se debe reemplazar el sensor de oxígeno?"

¿Qué es un sensor de oxígeno y qué hace?

El sensor de oxígeno juega un papel importante en el sistema de combustión de su vehículo. La acción requiere una combinación de aire y combustible para generar la explosión además de la chispa. Si hay algún sesgo en la relación aire-combustible, el motor no funciona correctamente y no producirá la energía necesaria.

Gracias al sensor de oxígeno responsable de regular la cantidad de relación oído-combustible que ingresa al motor. Por supuesto, si el sensor de oxígeno no funciona correctamente, esta relación se altera, y ahí es cuando te enfrentarás a todo tipo de problemas relacionados con el rendimiento del motor.

Es por eso que es fundamental para usted como conductor estar atento al sensor de oxígeno y conocer todos los síntomas que podrían indicar que el sensor de oxígeno del motor está fallando o está a punto de fallar.

¿Cuánto dura el sensor de oxígeno?

Por lo general, los sensores de oxígeno deberían durar entre 30 000 y 50 000 millas o cerca de tres a cinco años. Pero, por supuesto, este rango difiere significativamente según la marca de su vehículo y la ubicación donde conduce, junto con otros factores.

Por lo tanto, no debe confiar en este umbral de rango. En su lugar, debe consultar a su mecánico o consultar el manual del propietario de su vehículo para tener una idea de lo que recomienda el fabricante.

¿Cuándo se debe reemplazar el sensor de oxígeno?

Dado que el sensor de oxígeno no está diseñado para durar para siempre, habrá un momento en el que tendrá que reemplazarlo. Si bien puede haber un umbral para cuando el sensor aguas arriba podría fallar, hay algunos casos repentinos en los que el sensor de oxígeno falla antes de lo que debería.

Por lo tanto, como conductor curioso, siempre debe preguntarse cuándo debería cambiar el sensor de oxígeno que reemplazó.

Echemos un vistazo más de cerca a algunos de los síntomas comunes que indican que su sensor de oxígeno debe ser reemplazado:

LEER MAS   4 causas de los limpiaparabrisas chirriantes (y cómo detenerlos)

1. Compruebe la luz del motor

Uno de los primeros y más comunes que notará a veces cuando el sensor de oxígeno se estropea es que se enciende una luz de control del motor. La luz de verificación del motor está alejada de su vehículo para comunicarse con usted y llamar su atención sobre problemas internos.

A veces, la luz de verificación del motor puede estar relacionada con un problema menor, pero puede estar relacionado con un problema importante. Por lo tanto, los expertos automotrices siempre recomiendan nunca ignorar una luz de control del motor. Por ejemplo, si el sensor de oxígeno falla, activa un problema interno allí, y es por eso que verá la luz de verificación del motor.

Dado que la luz de verificación del motor se activa debido a una variedad de problemas, debe confirmar si su problema está relacionado con un sensor de oxígeno o no. Una forma de hacerlo es mediante el uso de un escáner OBD responsable de escanear la computadora interna de su vehículo y traducir los códigos de error en mensajes que podrían ayudarlo a identificar al culpable.

Sin embargo, suponga que no tiene dicho escáner. En ese caso, siempre puede consultar a su mecánico y pedirle que realice una inspección exhaustiva para confirmar lo que está sucediendo y brindarle algunas recomendaciones sobre cómo reparar la estación. Por ejemplo, si el mecánico descubriera que el problema estaba relacionado con el sensor de oxígeno, recomendaría arreglarlo o, muy probablemente, colocarlo.

2. Reducción en el millaje de gasolina

Dado que el sensor de oxígeno es responsable de monitorear la mezcla de aire y combustible, tiene mucho que ver con el rendimiento de gasolina del vehículo. Entonces, por ejemplo, si el sensor no hizo el trabajo y si tu motor usó más combustible del debido, tu vehículo no lo sabrá, y ahí es cuando te das cuenta de que tienes que ir a la gasolinera con más frecuencia que antes.

Por supuesto, cuanto más posea su automóvil, más obvio será para usted cuando el vehículo comience a consumir más gasolina de la que debería. Cuando esto sucede, debe consultar a su mecánico porque un sensor de oxígeno podría evitar el problema, pero también podría estar relacionado con otros culpables que también debe solucionar.

3. Ruidos extraños del motor

Si el sensor de oxígeno no funciona correctamente, es posible que incluso note que el motor funciona con dificultad. Un motor rugoso no es normal, lo que indica que hay un problema interno. En la mayoría de los escenarios, el problema puede estar relacionado con una variedad de culpables que ocurren al mismo tiempo. Sin embargo, cabe señalar que el sensor de oxígeno podría ser uno de esos culpables.

En general, cada vez que note ruidos extraños provenientes del vehículo, ya sea del motor o de cualquier otro componente, debe tomar el problema en serio porque generalmente indica un problema interno.

A veces puede ser un desafío determinar si el motor está haciendo los ruidos normales. Por lo tanto, a menos que haya tenido el automóvil durante mucho tiempo, puede ser difícil saber si estos ruidos se están produciendo recientemente debido a un problema interno.

LEER MAS   ¡Mi auto se atascó y no vuelve a arrancar! Todo lo que necesitas saber

Sin embargo, el mantenimiento regular puede visitar al mecánico con frecuencia para ayudarlo a detectar el problema lo antes posible. Su mecánico tiene una amplia experiencia en tales problemas, y ahí es cuando le indicará el problema de inmediato una vez que lo note.

4. No pasar la prueba de emisión

Una de las peores consecuencias que nadie querría hacer es fallar la prueba de emisiones. Como ya sabrá, la prueba de emisiones se adquiere en la mayoría de los estados, y fallar las pruebas de emisiones le impide conducir su automóvil legalmente por su área en vías públicas.

Por lo tanto, si llegó a un punto en el que su vehículo no pasó las pruebas del motor, tenga en cuenta que el sensor podría ser un problema en esa opción, y eso es lo que su mecánico podría decirme si aún no lo sabe.

5. Reducción de vehículos de potencia

Si el sensor de oxígeno defectuoso impactó la economía de combustible, también notará que la potencia general del vehículo se redujo. Una vez más, esto se debe a que el motor solicitará continuamente más combustible y es por eso que no tendrá la mezcla adecuada para producir la potencia óptima utilizando la cantidad mínima de combustible.

Por lo tanto, si no desea lidiar con tales situaciones, deberá reemplazar el sensor lo antes posible.

6. Fallo del motor

Un sensor de oxígeno defectuoso puede hacer que los ingenieros despidan en raras ocasiones. El fallo de encendido del motor es cuando el motor no recibe todos los componentes necesarios para realizar la explosión correcta.

Por ejemplo, el motor necesita una cantidad específica de aire, una cantidad precisa de combustible y la chispa adecuada en el momento adecuado. Si alguno de los componentes mencionados no sucediera, se enfrentaría a un fallo de encendido del motor.

Tenga en cuenta que el fallo de encendido del motor es otro ejemplo de problemas del motor que pueden estar relacionados con varios problemas. Por lo tanto, no puede continuar inmediatamente y reemplazar el sensor de oxígeno una vez que solucione este problema a menos que lo confirme con su mecánico.

7. la edad del vehiculo

La palabra antigua es su vehículo, mayor es la posibilidad de que el sensor de aguas arriba se sienta. Entonces, por lo tanto, si sabe que ha estado conduciendo el automóvil durante mucho tiempo y no cambió el sensor de oxígeno por más de 90,000 mph, ese podría ser el problema.

Por lo tanto, le recomendamos que consulte el manual del propietario de su vehículo y se familiarice con las diferentes frecuencias de mantenimiento para evitar complicaciones repentinas que podrían no surgir en una situación conveniente.

¿Cuánto cuesta reemplazar un sensor de oxígeno?

Reemplazar el sensor de oxígeno no es barato todo el tiempo. Por lo general, podría costarle entre $ 155 y $ 500. El rango de precios también difiere significativamente dependiendo de muchos factores.

LEER MAS   ¿Tu coche necesita un motor de arranque nuevo? 10 signos

Por ejemplo, si conduce un automóvil de lujo, espere pagar mucho más de $ 500. Por supuesto, también debe considerar los costos de mano de obra, especialmente si va a un concesionario para que lo reparen.

Por otro lado, si conduce un automóvil de un valor ligeramente más bajo y decide perder un trabajo en una pequeña tienda independiente, su valor y la factura total no serán tan altos.

Algunos lectores podrían preguntarse si pueden reemplazar sus sensores de oxígeno. Sin embargo, los expertos en automoción no siempre recomiendan hacerlo. Esto se debe a que el sensor de oxígeno es un componente muy sensible ubicado en un área importante alrededor del motor. Si introduce cualquier error simple en el sensor de oxígeno o en el área circundante mientras lo instala, puede ocasionar muchos problemas que podrían costarle miles de dólares en reparación. Por eso, es mejor dejarlo en manos de profesionales por mucho que te cueste en mano de obra.

¿Puedo conducir mi coche si el sensor de oxígeno está averiado?

En eso, el sensor de oxígeno no le impedirá conducir su automóvil. Sin embargo, si el sensor de oxígeno se encuentra en una situación terrible, es posible que termine en un punto en el que el motor enfrente problemas importantes.

Lo que es más importante es si el sensor de oxígeno defectuoso resultó en fallar la prueba de emisión. Si eso sucede, no podrá conducir su automóvil, no porque no funcione, sino porque no cumplió con los requisitos legales en su estado.

Nunca es una buena idea, incluso si aún puede conducir su automóvil con un sensor de oxígeno defectuoso. Como mencionamos antes, el sensor de oxígeno juega un papel importante y, si falla, el rendimiento general de su motor se ve afectado. Por lo tanto, cualquier cosa que le impida arreglar este sensor no debería ser una prioridad debido a lo que tendría que hacer si esperara un sensor de oxígeno defectuoso durante mucho tiempo.

Pensamientos finales

El sensor de oxígeno es un componente extremadamente importante en su vehículo. Es responsable de monitorear la mezcla de aire y combustible para ayudar a que su motor funcione correctamente y evitar averías repentinas.

Dado que se espera que el sensor falle con el tiempo, todos los conductores deben familiarizarse con los diferentes síntomas que indican que el sensor de oxígeno es 2 para la colocación.

Este artículo le proporcionó todo lo que necesita saber para responder cuándo se debe reemplazar el sensor de oxígeno. Si su vehículo sufre problemas importantes como un mal motor o una transmisión defectuosa, reemplazar el sensor de oxígeno podría no ser la decisión más inteligente. En su lugar, es posible que desee evaluar la venta de su vehículo y comprar un automóvil mejor.

Subir