Problemas con el radiador que puede enfrentar su automóvil


¿Para qué sirve el radiador de tu coche? Si usted es como la mayoría de los conductores, es posible que tenga una idea vaga, pero nunca podría señalarla si mirara debajo del capó.

Un radiador de automóvil es un intercambiador de calor que se usa para reducir la temperatura del anticongelante a medida que circula en su motor. Un radiador contiene una serie de tubos angostos que están diseñados para dispersar el calor rápidamente, lo que ayuda a mantener bajo control la temperatura de funcionamiento de su motor.

Además de los tubos angostos que permiten que fluya el anticongelante, también tiene un ventilador de enfriamiento que aspira aire frío en la parte delantera del vehículo. Esto es lo que ayuda a evitar que el motor se sobrecaliente.

Se considera que un radiador es una de las piezas principales del equipo en el sistema de enfriamiento de su vehículo. Se coloca en la parte delantera del motor, donde puede recibir flujo de aire, lo que permite la circulación para el proceso de enfriamiento. Recibió un suministro continuo de anticongelante, que fluye a través del motor para mantener todas las piezas en movimiento ya la temperatura adecuada.

El anticongelante caliente entra mientras sale el anticongelante frío. Utiliza una bomba para garantizar el flujo adecuado a través del sistema y está diseñado para descargar a la velocidad adecuada. Eso resume todo el movimiento del refrigerante... siempre y cuando el radiador esté haciendo su trabajo.

Si alguna pieza del sistema de refrigeración no funciona, puede causar problemas.

Problemas comunes del radiador del automóvil

Al igual que otras partes de su automóvil, el radiador puede experimentar problemas si alguna pieza no funciona a su nivel óptimo. Un programa de mantenimiento regular es clave para mantener su funcionamiento óptimo. Si bien los radiadores no fallan con frecuencia, los resultados pueden ser extremos. Si el motor se sobrecalienta, es posible que esté buscando un reemplazo completo del motor.

Problemas con el radiador que puede enfrentar su automóvil

¿Cómo sabes si tienes un problema? Al igual que otros sistemas en su automóvil, antes de que los problemas del radiador se intensifiquen, emitirá señales de advertencia.

LEER MAS   Todo lo que necesitas saber sobre el sonido de las válvulas en los carros.

Fuga de refrigerante – Si bien una fuga en el radiador puede deberse a varios problemas, la corrosión que rodea al radiador, las mangueras y otros componentes es uno de los más comunes. Puede ser causado por oxidación, agujeros o grietas en las mangueras, deterioro general, presión excesiva en el sistema y más. Afortunadamente, el anticongelante/refrigerante tiene un líquido distintivo que es fácil de notar si tiene una fuga. Esté atento a un líquido pegajoso de color brillante. Por lo general, se piensa que el refrigerante es de color verde, pero en el pasado, los fabricantes lo hacían amarillo, rosa, rojo, azul y verde. Depende de la marca que uses. Sin los niveles adecuados de refrigerante, su motor funcionará caliente, hasta que finalmente falle. Hacer que lo revisen y lo arreglen es vital para mantener su automóvil en funcionamiento.

Termostato y bomba de agua defectuosos – Un radiador trabaja de la mano con el termostato y la bomba de agua. Si alguno de estos componentes deja de funcionar, su motor corre el riesgo de calentarse. Cuando la bomba de agua no funciona correctamente, el refrigerante no circulará como debería. Y si el termostato falla, el sistema no sabrá cuándo liberar el flujo adecuado de refrigerante, lo que puede causar que el vehículo se sobrecaliente rápidamente. Es posible que se quede cerrado y no se libere lo suficiente, o que se quede abierto y no permita que su vehículo alcance la temperatura adecuada. Bot de estos artículos puede poner en riesgo su radiador.

LEER MAS   ¿Se pueden arreglar las detonaciones del motor? ¡Sí, en la mayoría de los escenarios!

Óxido en el radiador – Para que un radiador funcione, ve un flujo constante de líquidos y electricidad a través de los componentes metálicos del sistema. Este flujo continuo crea el entorno perfecto para la oxidación, el óxido y otras formas de corrosión. Cuando el voltaje se abre camino a través del refrigerante, el daño puede causar oxidación interna, picaduras o descamación dentro del sistema de enfriamiento. La oxidación eventualmente conduce a grietas y agujeros, lo que permite que ocurran fugas. Si bien la oxidación en el radiador es común, la oxidación en el exterior también puede ocurrir en climas más fríos donde la sal del camino y otros agentes invernales se abren paso dentro del compartimiento del motor. Lo mejor es inspeccionar debajo del capó regularmente para asegurarse de que no tenga ningún problema. Si nota que su anticongelante se ha vuelto de color marrón o rojizo, es un indicador de que se ha contaminado con óxido.

acumulación de lodo – Al igual que otros fluidos dentro de su vehículo, a medida que el refrigerante envejece, puede ver una acumulación de depósitos minerales y otros desechos. A medida que se acumula y espesa, puede obstruir el radiador, lo que dificulta la distribución adecuada del refrigerante por todo el sistema. A veces puede notar esto al ver una reducción del calor en el interior de la cabina.

Calentamiento excesivo – El radiador, la bomba de agua y el termostato funcionan juntos para mantener el sistema de refrigeración en funcionamiento. Si un componente falla, puede causar problemas con su sistema de enfriamiento. También puede encontrarse en una situación en la que está sentado en el tráfico o al ralentí, y la temperatura aumenta. Esto podría ser el resultado de un ventilador del radiador defectuoso. Los automóviles modernos también tienen un ventilador eléctrico que aspira aire hacia el radiador para garantizar que se mantenga fresco mientras está en ralentí o moviéndose a baja velocidad. Si este ventilador se rompe, puede producirse un sobrecalentamiento, especialmente si está inactivo durante un tiempo.

LEER MAS   ¿Se puede arreglar el clic del motor? ¡Siga leyendo para obtener más detalles!

Aire en el sistema de refrigeración – Un radiador está sellado para garantizar el máximo flujo en todo el sistema de refrigeración. Si el aire ingresa repentinamente al sistema, puede crear bolsas que finalmente restringirán el flujo adecuado de fluido. En la mayoría de los casos, el aire ingresa al sistema durante el proceso de lavado del radiador.

¿Se puede reparar un radiador, o hay que cambiarlo?

El sistema de refrigeración es responsable de gran parte de las averías en carretera, siendo el sobrecalentamiento una de las más habituales. Afortunadamente, muchos de los problemas asociados con el sistema de enfriamiento se pueden solucionar si se detectan a tiempo. La clave está en detectar el problema antes de que destruya el motor.

Cuando note que su vehículo está en las primeras etapas de sobrecalentamiento, es importante que lo lleve rápidamente a un mecánico para que lo inspeccione a fondo. Si diagnostican el problema a tiempo, pueden decirle exactamente dónde radica el problema. Puede ser algo tan simple como arreglar una manguera con fugas.

Algunas partes del sistema de enfriamiento costarán más reparar que otras. Pero si repara el componente problemático, no tendrá la oportunidad de escalar a otras áreas, lo que provocará que se rompan más componentes durante el proceso. Una manguera de radiador con fugas costará menos que reemplazar una bomba de agua.

Al permitir que un mecánico verifique el sistema antes, ahorrará más en posibles facturas de reparación y podrá volver a la carretera sin preocupaciones.

Subir