10 síntomas más comunes de un sensor de temperatura del refrigerante defectuoso

Los 10 síntomas más comunes de un sensor de temperatura del refrigerante defectuoso incluyen:

  1. Se enciende una luz de control del motor
  2. Calado del motor
  3. Ralentí irregular
  4. Economía de combustible reducida
  5. Lectura fluctuante del indicador de temperatura
  6. Humo de escape negro
  7. Fallo del motor
  8. Sobrecalentamiento del motor
  9. Ventilador del radiador problemático
  10. Reducción del rendimiento del motor

Su vehículo contiene muchos sensores y los fabricantes agregan más de estos sensores a medida que avanza la tecnología. El propósito de los sensores es comunicarse entre la computadora de su vehículo y los diferentes componentes.

No es sorprendente lidiar con un problema en uno de esos sensores. Cuando esto suceda, verá un cambio significativo en el comportamiento de su vehículo, especialmente si este sensor es muy crítico, como el sensor de temperatura del refrigerante.

Muchos conductores pueden subestimar el propósito del sensor de temperatura del refrigerante en el vehículo, y aprender una o dos cosas sobre este sensor lo ayuda a mantenerlo y evitar resultados catastróficos importantes.

Este artículo describe los 10 síntomas más comunes del sensor de temperatura del refrigerante averiado. Una vez que lidie con alguno de estos síntomas, debe hablar con su mecánico de inmediato y pedirle que lo arregle o lo reemplace, según su condición.

¿Qué es el sensor de temperatura del refrigerante?

El sensor de temperatura del refrigerante funciona como un termostato en su vehículo. Es responsable de comunicarse con la computadora de su vehículo y proporcionar información sobre la temperatura actual del motor.

Si la temperatura sube y supera cierto umbral, su vehículo actuará de inmediato, permitiendo que el refrigerante circule alrededor del motor y brindando formas adicionales de proteger el motor del exceso de temperatura.

Revisiones de horas extras, el sensor de temperatura del refrigerante puede estropearse fácilmente, y cuando esto sucede, puede tener muchos problemas, especialmente si demora la reparación durante bastante tiempo.

¿Con qué frecuencia debe reemplazar el sensor de temperatura del refrigerante?

Por lo general, necesitaría cambiar el sensor de temperatura del refrigerante una vez cada 100,000 millas. Sin embargo, consulte el manual del propietario de su vehículo porque, a veces, ciertas marcas pueden tener una vida útil diferente de ciertos componentes.

También puede consultar con su mecánico, quien está más familiarizado con su vehículo y puede brindarle más detalles sobre la condición actual de su sensor y si sale a reemplazarlo pronto o no.

10 síntomas de un mal sensor de temperatura del refrigerante

Aunque la mayoría de los expertos en motores más antiguos recomiendan reemplazar el sensor de temperatura del refrigerante una vez cada 100,000 millas, no siempre es así, y este sensor podría estropearse antes de esa fecha. Por lo tanto, es fundamental que usted, como conductor, comprenda cualquier síntoma que pueda brindarle algunas pistas sobre si el sensor está fallando o está a punto de fallar.

Lo bueno es que los expertos automotrices trabajaron e investigaron intensamente para determinar los síntomas más comunes de un sensor de temperatura del refrigerante defectuoso. Nuestro equipo realizó una revisión en profundidad de toda la información disponible y le proporcionó una lista detallada de estos síntomas:

1. Se enciende una luz de control del motor

Una luz de control del motor que se enciende es el primer y más común síntoma de un sensor de temperatura del refrigerante defectuoso. La luz de verificación del motor es una forma de que su vehículo se comunique con usted y le brinde algunas señales de advertencia sobre problemas internos.

LEER MAS   3 causas del colapso de la manguera del radiador (y cómo solucionarlo fácilmente)

A veces, la luz de verificación del motor puede estar relacionada con un problema menor y puede solucionarlo usted mismo sin necesidad de un mecánico. Sin embargo, en muchas situaciones, las luces de verificación del motor no pueden encenderse debido a un problema catastrófico que ocurre internamente.

Es por eso que los expertos automotrices siempre recomiendan tomar en serio la luz de advertencia del motor y nunca ignorarla en ningún momento.

Una de las razones comunes por las que se enciende la luz de verificación del motor podría ser un sensor de temperatura del refrigerante defectuoso. Antes de asumir eso, su mecánico debe inspeccionar minuciosamente y confirmar que no haya otros problemas que activen la luz de verificación del motor.

Por lo general, su mecánico debe tener un escáner que lea en la computadora interna del vehículo y traduzca las luces de verificación del motor en códigos de flecha específicos que luego puedan interpretarse y brindar detalles sobre el problema raíz.

2. Calado del motor

Cuando el sensor de temperatura del refrigerante no está en buenas condiciones, no es sorprendente lidiar con situaciones en las que el vehículo se detiene sutilmente. El estancamiento del vehículo nunca es una buena situación porque puede involucrarlo fácilmente en accidentes automovilísticos importantes, especialmente si no puede controlar su vehículo.

Es importante tener en cuenta que el bloqueo del motor es un problema general que podría estar relacionado con una larga lista de posibles culpables. Por lo tanto, también debe consultar con su mecánico y pedirle que confirme que lo que sucede en su motor está relacionado con un sensor de temperatura del refrigerante defectuoso.

3. Ralentí irregular

Aparte de la parada del motor, es posible que note que su vehículo funciona al ralentí de forma extraña. Lidiar con el ralentí irregular es fundamental y siempre puede indicar un problema interno.

A veces, su vehículo puede tener un ralentí irregular debido a un problema en el motor. Aún así, podría ser un componente menor como el sensor de temperatura que causa la situación en muchos casos.

4. Economía de combustible reducida

Cuando su vehículo no está funcionando correctamente y está demasiado estresado debido al problema con el sensor, notará una reducción significativa en la economía de combustible.

Es posible que algunos conductores no presten mucha atención a la economía de combustible del vehículo, pero una buena manera de verificar si tiene un problema es cuando nota que va a la estación de servicio con más frecuencia que antes.

Haga que su mecánico realice una inspección detallada y determine si su problema de economía de combustible está relacionado con un sensor de temperatura defectuoso o con algo más.

5. Lectura fluctuante del indicador de temperatura

Como era de esperar, suponga que el sensor de temperatura del refrigerante no funciona correctamente. En ese caso, será difícil para su vehículo comprender su lectura de temperatura actual, y es por eso que notará que la lectura del indicador de temperatura fluctúa.

LEER MAS   4 tipos diferentes de refrigerante y sus colores (¡no use el tipo incorrecto!)

Por ejemplo, cuando enciende su automóvil y una vez que continúa conduciendo, puede ver que la temperatura es baja. Sin embargo, es posible que de repente notes que la temperatura aumenta sin una razón clara.

Esta fluctuación de temperatura podría indicar claramente un problema en el sensor de temperatura del refrigerante.

6. Humo de escape negro

Si decide ignorar un sensor de temperatura del refrigerante defectuoso durante más tiempo, comenzará a notar algunas consecuencias más complicadas y críticas.

Por ejemplo, puede notar que el humo del escape que sale del tubo de escape es negro, lo cual no es normal en ningún automóvil moderno.

Su vehículo no debe crear una nube de humo mientras lo conduce, a menos que esté arrancando en una mañana fría. Sin embargo, lidiar con el humo negro del escape es un síntoma extremadamente importante que debe vigilar.

Si bien este síntoma puede indicar un problema en el sensor de temperatura del refrigerante, también puede indicar algunos problemas importantes y complicados, como una junta de culata rota.

7. Fallo del motor

Si su motor está continuamente sobrecargado, es posible que no reciba la proporción correcta de mezcla de aire y combustible, lo que podría causar que el motor falle.

Una vez más, el fallo de encendido del motor es otro problema general que puede ocurrir por muchas razones. Por lo tanto, no puede asumir de inmediato que se trata del sensor de temperatura del refrigerante a menos que su mecánico lo confirme.

8. Sobrecalentamiento del motor

Si nota que su motor continúa sobrecalentándose, debe revisar todo el sistema de enfriamiento y probablemente investigar algunos de los sensores, como el sensor de temperatura del refrigerante.

El sobrecalentamiento del motor podría ocurrir debido a una fuga de refrigerante, un mal termostato y más problemas, puro párrafo nuevo; podría ser una combinación de múltiples problemas que ocurren al mismo tiempo, y si ese es el caso, su mecánico necesita arreglar todo lo que está mal para que su vehículo vuelva a funcionar. De lo contrario, está haciendo funcionar el motor y puede entrar fácilmente en situaciones en las que su motor podría explotar.

9. Ventilador del radiador problemático

¿Sabía que un sensor de temperatura del refrigerante defectuoso afecta la temperatura del motor y algunos otros componentes circundantes? El ventilador del radiador es uno de los primeros componentes que pueden estropearse inmediatamente después de que falla este sensor.

Es posible que el ventilador del radiador no se dañe necesariamente, pero es posible que no funcione correctamente cuando lo necesite.

Se supone que este ventilador funciona siempre que la temperatura del motor supere un cierto umbral. Sin embargo, si no hay comunicación entre su motor y la computadora del vehículo, ¿cómo entenderá este ventilador cuándo trabajar? Por lo tanto, no es sorprendente saber que el sensor de temperatura del refrigerante resultó en problemas en el ventilador del radiador.

LEER MAS   Cómo lavar el radiador de un automóvil (y el costo de lavado del radiador en 2021)

10 Reducción del rendimiento del motor

Finalmente, si su motor se enfrenta continuamente a temperaturas extremas y no hay un sistema para enfriarlo por debajo del umbral máximo, su motor estará continuamente bajo estrés y eso provocará una reducción significativa en el rendimiento de incidencia.

Tenga en cuenta que esta reducción en el rendimiento de su motor podría ser un problema debido a los múltiples componentes que interactúan. Por ejemplo, si falla el sensor de temperatura del refrigerante, puede provocar otros daños en más componentes, y es por eso que su mecánico necesita solucionar todos los problemas a la vez para que su vehículo vuelva a funcionar.

Causas del sensor de temperatura del refrigerante defectuoso

Como mencionamos, se espera que su sensor de temperatura del refrigerante dure hasta 100,000 millas. Sin embargo, también mencionamos que puede haber situaciones en las que este sensor se sienta prematuramente.

Es importante tener en cuenta que el sensor no fallará a menos que haya un factor externo.

Por ejemplo, estas son las tres causas más comunes de falla del sensor de temperatura del refrigerante según lo informado por expertos automotrices:

1. Problemas con las conexiones

El sensor de temperatura del refrigerante debe estar conectado correctamente al sistema. Si hay algún problema con las conexiones, esto podría reducir la vida útil de este sensor y provocar un daño prematuro.

2. Contaminaciones de refrigerante

Debe eliminar el refrigerante de vez en cuando y de acuerdo con lo que se especifica en el manual del propietario de vehículos nuevos. Si retrasa este lavado o cambio de refrigerante, el refrigerante contendría muchos contaminantes que podrían dañar muchos de estos componentes internos sensibles, como el sensor de temperatura del refrigerante.

3. Uso y desgaste normal

Finalmente, los componentes de su vehículo no están diseñados para durar para siempre, y habrá un momento en el que fallarán. Por lo tanto, un poco de desgaste normal extra podría afectar el sensor, razón por la cual fallará prematuramente.

Por lo tanto, lo mejor que puede hacer es seguir las recomendaciones del manual del propietario del vehículo nuevo y mantenerse al día con el mantenimiento regular. De esta manera, retrasa al máximo los problemas importantes del automóvil y evita costos de reparación innecesarios.

Pensamientos finales

La temperatura es uno de los peores enemigos que pueden afectar a cualquier motor. Múltiples sensores y sistemas trabajan juntos para asegurar que su motor no esté extremadamente caliente.

Todos los conductores deben mantener el sensor de temperatura del refrigerante, que determina cómo y cuándo se reduce la temperatura del motor. Desafortunadamente, hay muchos casos en los que este sensor puede fallar prematuramente, por lo que debe comprender los síntomas principales de un sensor de temperatura del refrigerante defectuoso.

El artículo proporcionó un resumen detallado de cada síntoma; cada vez que note alguno de ellos, debe hablar con su mecánico de inmediato.

Si usted es un mecánico que sugiere costos de reparación extremadamente altos, ese no es el final porque siempre puede poner su automóvil a la venta y usar su pago para comprar un vehículo mejor.

Subir